Noticias

SIERVAS MISIONERAS DE LA SANTISIMA TRINIDAD CELEBRAN 90 AÑOS DE APOSTOLADO EN PUERTO RICO


SIERVAS MISIONERAS DE LA SANTISIMA TRINIDAD

CELEBRAN 90 AÑOS DE APOSTOLADO EN PUERTO RICO

1923 – 2013

 

Por Sister Rosita Bauzá, M.S.B.T

Las Siervas Misioneras de la Santísima Trinidad celebran con alegría y dan gracias al Dios Trino por los 90 años de presencia misionera en Puerto Rico.

Esta acción de gracias se concretiza con la celebración Eucarística el viernes, 23 de agosto de 2013 en el Pabellón de Meditación de los Centros Sor Isolina Ferré en Tabaiba, Playa de Ponce.

Las Siervas Misioneras de la Santísima Trinidad son una congregación religiosa, misionera fundada por Padre Thomas Agustine Judge, C.M., un sacerdote vicentino.  Fue fundada en 1914 en Alabama.  Su sede principal es Philadelphia.  Hoy día estamos establecidos en las diócesis de San Juan, Mayagüez y Ponce.

Madre Bonifacia Keasey, MSBT fue la primera madre superiora y co-fundadora de la Congregación.

Las Siervas Misioneras de la Santísima Trinidad son parte de una familia en la Iglesia:  la Familia del Cenáculo Misionero compuesta por las hermanas religiosas, sacerdotes y hermanos  misioneros, laicos misioneros en su vida diaria y mujeres laicos en votos privados.

Nuestra misión específica es la preservación de la fe en las regiones y entre los grupos de personas espiritualmente olvidadas y abandonadas, en especial los pobres.  Nuestro mayor esfuerzo es desarrollar el espíritu misionero entre los laicos, con la meta que cada católico sea un apóstol según Padre Judge.

 En 1923 y a petición de Monseñor Caruana, Obispo de San Juan de Puerto Rico, vinieron las  Siervas Misioneras de la Santísima Trinidad a Puerto Rico.  Su primera misión se estableció el 12 de abril de 1923, donde se colocó la primera piedra del Pensionado Católico o Trinity Academy en Río Piedras – residencia de señoritas universitarias.  Luego de establecerse en Río Piedras, se establecieron en Aguadilla, donde se comenzó el primer noviciado para vocaciones religiosas en la Isla.  También fundaron el Colegio de Nuestra Señora de Valvanera en Coamo en 1929.  En 1947 trabajaron en el Colegio San Carlos de Aguadilla.

 De 1949 al 1965 las Siervas Misioneras se hicieron cargo del Colegio de la Merced.  Luego desarrollaron los Servicios Sociales Católicos de la Arquidiócesis de San Juan.   Su labor parroquial de educación religiosa fue de gran dedicación en las Parroquias Trinitarias Asociadas en el Comandante y Country Club.

En la década de los 40 trabajaron en una nueva misión en Cabo Rojo a instancias de Monseñor Willinger de la diócesis de Ponce y en 1955 añadieron sus esfuerzos en el Colegio San Agustín de Cabo Rojo.  En el 1948 al abrirse la Pontificia Universidad Católica, el obispo de Ponce solicitó  las hermanas hacerse cargo de la Residencia de señoritas universitarias en Ponce.  Desde Ponce iban a la Playa de Ponce a dar catequesis y animar a los jóvenes en la labor apostólica.  En 1949 fueron a vivir en la Playa de Ponce y se hicieron cargo del Dispensario San Antonio auspiciado por Don Antonio Ferré Bacallao y familia.

En  1965 las hermanas trabajaron en Humacao en la Urb. Padre Rivera y Patagonia con los más necesitados.  Ese mismo año trabajaron en el Programa Head Start  de San Juan y en Ponce.

En 1969 comenzó un nuevo programa en la Playa de Ponce fundado por Sister Isolina Ferré y un grupo de laicos y religiosos:  el Centro de Orientación y Servicios hoy día el Centro Sor Isolina Ferré, cuya misión es promover el desarrollo integral de cada hombre y cada mujer con respeto, amor y dignidad reconociendo que somos hijos de Dios y hermanos de los demás.  Se sirve a una gama generacional con múltiples necesidades espirituales, sociales y educativas.  Se utiliza la intercesión, capacitación educativa y tecnológica y la autogestión comunitaria como estrategias institucionales.

Luego las Siervas Misioneras de la Santísima Trinidad fundaron los programas de Servicios Sociales Católicos.  A instancias de Mons. Ulises Casiano Vargas, la hermana Silvia Arias junto a éste, fundaron Servicios Sociales Católicos de la Diócesis de Mayagüez, creado con el propósito de transmitir el amor de Jesucristo a todo aquel que lo necesita, ofreciendo servicios a la comunidad, niños y envejecientes necesitados en el ámbito social o con necesidades apremiantes.  Actualmente ofrece servicios de información y orientación, ayuda económica de emergencia, bazar de ropa, visitas a los hogares y referidos a agencias.  También ofrece servicios de baile, teatro, artes visuales, manualidades, entre otros.

De igual manera se trabaja en la catequesis en la Catedral de la diócesis de Mayagüez.

Otras áreas trabajadas fueron Pueblo Indio y Canóvanas y Medianía Alta con los Sacerdotes Trinitarios.

Las Siervas Misioneras de la Santísima Trinidad dan gracias a Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo por tantos favores recibidos y por la oportunidad de servir a tantas personas buenas porque el amor de Dios hace todo fácil, como dijo el Padre Judge, nuestro fundador.