Noticias

Reconocen esfuerzo de jóvenes que socorrieron a sus comunidades “Contra viento y María”


A pesar de experimentar la necesidad y la pérdida en sus hogares, ellas y ellos salieron a socorrer a otros que también sufrieron los estragos del huracán María.  Por ello, bajo el lema Contra viento y María, 50 jóvenes de las escuelas alternativas Proyecto Nacer, Nuestra Escuela, Centros Sor Isolina Ferré, el Programa Educativo Comunal de Entrega y Servicio (PECES) y ASPIRA de Puerto Rico recibieron un reconocimiento especial de parte del presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Johnny Méndez Núñez.

“Estos jóvenes y sus familias sufrieron pérdidas, y aún así salieron voluntariamente a ayudar a otros, dejando sus necesidades a un lado. Llegaron a sus respectivas escuelas buscando cómo ayudar a su comunidad. Desde rescatar a personas en áreas inundadas, subir decenas de pisos varias veces al día para asistir ancianos, hasta unirse a brigadas de ayuda para llevar suministros. Esas fueron solo algunas de las labores voluntarias que nuestros estudiantes realizaron en sus comunidades”, explicó José Luis Díaz Cotto, presidente de la Alianza para la Educación Alternativa (AEA), entidad a la que pertenecen las cinco organizaciones educativas sin fines de lucro.

Para este reconocimiento, el presidente de la Cámara baja abrió las puertas del hemiciclo e invitó a los jóvenes a utilizar las bancas que tradicionalmente ocupan los representantes. 

“En Puerto Rico muy poco se resaltan las buenas noticas como ésta. Aquí tenemos un grupo de jóvenes que provienen de diferentes municipios de la isla y quienes, aun sufriendo en carne propia los efectos de María, dieron de si para ayudar a en las labores de rescate y recuperación en sus comunidades. Actos como esos merecen ser resaltados”, comentó el líder legislativo.

Como si se tratara de una sesión legislativa, cada escuela asignó como portavoz a un estudiante en representación de sus compañeros. Estos, a su vez, aprovecharon la ocasión para exponerle a Méndez Núñez la importancia de que el gobierno continúe apoyando a la Alianza para la Educación Alternativa. 

En sus alocuciones, dieron testimonio de cómo la oportunidad de educarse bajo modelos alternativos les ha ayudado a transformar sus vidas y los ha preparado para enfrentarse con éxito a momentos difíciles como los que vivieron a raíz del paso del huracán María.

La Alianza para la Educación Alternativa es una organización sin fines de lucro creada con el propósito de reconocer el modelo de educación alternativa como una corriente dentro del sistema educativo de Puerto Rico. Sirve a jóvenes que viven un complejo proceso social que afecta sus vidas y la calidad de la convivencia familiar. Una población de estudiantes que aspira a un mejor porvenir pero que no concibe la escuela tradicional como un espacio óptimo para recibir la educación que merecen.

En ese sentido, de estos jóvenes no ser atendidos por organizaciones como las que integra la Alianza son proclives a terminar en las calles, en muchas ocasiones aturdidos por la inseguridad y la inestabilidad social y económica, desorientados y propensos a caer en las garras de la economía informal participando de actividades ilícitas que los expone a ambientes violentos e inseguros. Sin embargo, las organizaciones de la Alianza transforman la vida de estos jóvenes en emprendedores y ciudadanos de bien que aportan al desarrollo de un mejor país.

“No hay dudas que el modelo de educación alternativa llegó para ofrecer una opción viable de educación y esperanza. Apoyar este esfuerzo es apostar por un mejor Puerto Rico, en el que todos los ciudadanos gocen de oportunidades para desarrollarse y emprender proyectos que les permitan, en la mayoría de los casos, romper con cadenas de dependencia”, acentuó Díaz Cotto.

La Alianza ofrece servicios educativos en los municipios de Humacao, Loíza, Carolina, Caguas, San Juan, Bayamón, Aguada, Mayagüez, Ponce y Guayama. Sirve a 1,055 participantes a través de sus 13 centros, entre ellos 952 jóvenes estudiantes de 13 a 21 años; 93 niños; y 10 bebes en gestación.

A su vez, los servicios que ofrece impactan a jóvenes y sus familias en los municipios de Aguadilla, Añasco, Cabo Rojo, Moca, Rincón, Canóvanas, Río Grande, Trujillo Alto, Aguas Buenas, Gurabo, San Lorenzo, Juncos, Cidra, Cayey, Guaynabo, Toa Alta, Toa Baja, Naranjito, Patillas, Maunabo, Naguabo, Las Piedras, Yabucoa, Fajardo y Luquillo.

Esta población estudiantil tiene, en promedio, un 98.2% de retención escolar y el 89% de sus egresados ingresa a una institución técnica o universitaria, se inserta al mercado de empleo o desarrolla su propia actividad de emprendimiento económico. Esos datos evidencian el carácter transformador de la Alianza.