Noticias

Centros Sor Isolina Ferré Informe Anual 2017-18


Mensaje de Luis A. Ferré Rangel
Presidente de la Junta de Directores
Centros Sor Isolina Ferré

En el umbral de celebrar los 50 años de su fundación, el servicio sigue siendo el rasgo más característico de los Centros Sor Isolina Ferré. Servimos a los jóvenes que han quedado fuera del sistema de educación pública para que puedan graduarse de escuela superior. Servimos a las madres solteras que quieren salir de la dependencia de ayudas gubernamentales. Servimos a los jóvenes con necesidades especiales para que puedan lograr una vida independiente. Servimos a los emprendedores que quieren establecer su propia empresa.

Nuestros servicios a través de casi cinco décadas de trayectoria han sido muchos y muy variados. Pero siempre han tenido un denominador común: están fundamentados en una enseñanza cristiana de amor al prójimo que parte de una visión humanista. De ahí nace esa profunda convicción de que todos somos hermanos y dignos de una vida plena que mantiene viva la misión de los Centros. Sin lugar a dudas, el legado más trascendental de nuestra fundadora, Sister Isolina Ferré, MSBT.

Fue este legado el que nos llevó a romper esquemas operacionales para ofrecer los servicios que nuestra gente necesitó los meses siguientes al embate del huracán María. Suplimos sus necesidades básicas de comida, estabilidad emocional y techo. Nunca antes habíamos dado algunos de esos servicios, pero fuimos capaces de hacerlo de forma rápida y efectiva. Así cumplimos con nuestra misión en esos momentos.

Este legado de servicio cobra vigencia en momentos en que Puerto Rico enfrenta desafíos fiscales y económicos sin precedentes que ponen en mayor riesgo a nuestras poblaciones más vulnerables. Son precisamente esos niños, jóvenes y adultos con escasas oportunidades para romper ciclos de pobreza los que más necesitan hoy de los servicios de educación, de prevención y de desarrollo humano y económico, además de empoderamiento comunitario, que ofrecen los Centros.

Por eso, nuestra misión de servicio es más relevante que nunca antes. En palabras de Sister Isolina: “Nuestro idioma, nuestro lenguaje y nuestra manera de transmitir lo que realmente somos y sentimos es nuestra conducta de servicio”. Sigamos pues construyendo el nuevo Puerto Rico desde el servicio, la colaboración y la solidaridad.

Mensaje de José Luis Díaz Cotto
Principal oficial ejecutivo
Centros Sor Isolina Ferré

Transcurría el primer trimestre del año fiscal 2017-18 cuando el huracán María cambió por completo la realidad de nuestra isla. De un día para otro, nuestros centros sufrieron grandes pérdidas, irreparables al punto en que nos vimos forzados a cerrar permanentemente nuestro espacio en el residencial Villa España, en San Juan. Las necesidades más básicas de nuestros empleados y participantes, al igual que las del resto de la población, quedaron descubiertas. Frente a este cuadro y cónsonos con nuestra trayectoria de responder a las necesidades de las comunidades que servimos, hicimos un alto en nuestros servicios regulares para tirarnos a la calle a atender tantas carencias surgidas y llevar esperanza con nuestra iniciativa “Abrazo solidario con Puerto Rico”. Comenzamos llevando agua, comida y productos de primera necesidad. Terminamos repartiendo enseres y muebles perdidos durante el huracán y hasta reparando techos y viviendas que no soportaron el embate de los vientos y la lluvia.

La ayuda a los damnificados se siguió ofreciendo prácticamente hasta que concluyó el año fiscal 2017-18, a la par con nuestros servicios regulares que poco a poco se fueron restableciendo hasta alcanzar aproximadamente 80% de normalidad. Pudimos hacerlo gracias al apoyo de muchos individuos, empresas y fundaciones privadas, en su mayoría con base en Estados Unidos, que contribuyeron generosamente a la reconstrucción de la isla. Inversiones privadas también apoyaron nuestras operaciones regulares gracias a donantes que destinaron su ayuda para este importante renglón.

Esta experiencia nos hizo restablecer lazos más cercanos con nuestras comunidades y nos embarcó en un proceso de reenfoque de programas y servicios. Recordamos que no es sólo recibir a los participantes en nuestros centros; nuestros trabajadores sociales, maestros e intercesores también tienen que tener una presencia viva en cada rincón de nuestras comunidades. Y nos dimos cuenta de cuán urgente es seguir trabajando en pos de una solución permanente y a largo plazo de los principales problemas socioeconómicos que enfrentamos. Hay que ir a la raíz y elminar los factores de riesgo que los causan a través de la prevención, la educación y la autosuficiencia económica.

En ese sentido, hemos asumido los retos y las oportunidades que nos dejó María como una gran bendición de Dios. Una conyuntura única para redirigir los Centros Sor Isolina Ferré por nuevos caminos que fortalezcan y amplíen nuestra misión de ayudar a todo ser humano a alcanzar la plenitud en el contexto actual que vivimos. Sólo así el futuro se manifestará con la luz de la esperanza, como creía firmemente nuestra fundadora, Sister Isolina Ferré, MSBT. 



csif_informe_anual_2017-18_hr.pdf